martes, 2 de febrero de 2010

GUÍA TURÍSTICA


No os lo había dicho, pero la semana pasada fue mi primera vez. Sí, sí, parece mentira que tenga que estar a punto de cumplir los 21 para decidirme a visitar PARIS.







Me fui con Maite y Andrea a un albergue y pasamos 4 días geniales en la capital francesa.


Lo primero: La Tour Eiffel. Cuando vayas a verla, bájate en la estación de metro de Trocadéro, las vistas son impresionantes.


Después date el capricho de hacer el crucero por el Sena, verás todos los monumentos que se encuentran a sus orillas y la verdad, merece la pena.


Paséate por Montmartre, el barrio bohemio por excelencia. Tómate un café en la cafetería "Les deux Moulins" y acércate a la frutería donde trabajaba el amigo de Amélie. Sube hasta el Sacré Coeur. Si lo encuentras al torcer en una esquina, te impondrá. Si me permites una sugerencia, haz un descanso para comer en el restaurante "Le Ronsard", a los pies de la Basilica, con unas vistas estupendas.

Si después se te antoja un café, te recomiendo el Starbucks que hay junto a la parada de metro Blanche, con vistas al Moulin Rouge.


Cuando vuelvas al centro, admira la catedral de Notre Dame por fuera (entra si quieres, pero si no lo haces tampoco te pierdes nada, en este caso la belleza está en el exterior) y sorpréndete con las vidrieras de la Sainte Chapelle.


Si te gusta el arte, acércate al Centre Pompidou, al Louvre, al Arco de la Defensa, al Musée d'Orsay. Si prefieres la moda, tienes visita obligada a los Campos Eliseos. Si te gusta pasear, les Tuileries, les Champs de Mars, les Jardins de Luxembourg...


Por último, he de aconsejarte que te pierdas, que pasees por esta maravillosa ciudad y vayas descubriendo paradas de metro artísticas, raperos bailando en medio de la calle, edificios majestuosos... Y por supuesto, no te olvides de entrar al metro, ahí es donde encontrarás a los verdaderos parisinos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada